Esposa de Manafort podría ser expulsada de su mansión porque su esposo mintió a Mueller

La esposa del ex director de campaña de Donald Trump, Paul Manafort, puede verse obligada a abandonar su mansión de la Florida porque su esposo le mintió a los investigadores federales y puso en peligro su acuerdo de culpabilidad.

Según el Palm Beach Post, Kathleen Manafort continúa viviendo en la casa de 5,231 pies cuadrados de la familia en BallenIsles después de que Manafort aceptara renunciar a su cartera inmobiliaria de $22 millones como parte de su acuerdo con la oficina del fiscal especial Robert Mueller.

La casa, que fue comprada por los Manafort por $1.5 millones en 2007, se salvó del acuerdo con los fiscales y, mientras que el asociado de Trump recientemente le “vendió” la propiedad exclusiva a su esposa por $10 desde su celda de la cárcel de Virginia, puede que ya no esté exenta.

Según el Palm Beach Post, el mismo año en que Manafort compró la casa, su firma de consultoría recibió una transferencia bancaria de $455,000 del partido del primer ministro ucraniano, Viktor Yanukovych. Uno de los cargos presentados contra Manafort fue no registrarse para representar a un gobierno extranjero.

Si el gobierno ahora quiere quitarle la propiedad, que fue dejada por motivos de protección, podría reclamar que fue comprada con ingresos ilícitos.

“Si el gobierno puede demostrar que la propiedad fue comprada por una actividad ilegal, entonces el gobierno puede ir en contra de la propiedad,” explicó el abogado de Miami, Frank Rubino, quien se especializa en casos federales de cuello blanco.

El acuerdo de culpabilidad de Manafort ahora está en peligro después de que Mueller, quien investiga a la Casa Blanca por delitos financieros y colusión con los rusos en el período previo a las elecciones de 2016, se presentó en la corte para acusarlo de seguir mintiendo a los investigadores.

En el caso de que Katherine Manafort se quede con su único hogar restante, es probable que sus abogados digan que no tenía conocimiento de las actividades ilegales de su esposo y que, por lo tanto, es una parte inocente.

“Creo que a los ojos de la corte ella sería una tercera parte inocente,” explicó el abogado de defensa criminal de Palm Beach, John Tierney. “Hubo un momento en que el gobierno federal era más agresivo con respecto a las confiscaciones. Incluso si pudieran probar que el dinero estaba contaminado, una vez que tomaron todas las otras propiedades… No creo que vayan a ir por esa, incluso si pudieran.”

Pon Tu Comentario Aquí

comments