Los propios colegas de Kirstjen Nielsen dicen que ella ahora “no será aceptada en ningún otro trabajo”

Los agentes republicanos reconocen que será difícil para la recién expulsada secretaria de Seguridad Nacional, Kirstjen Nielsen, obtener un nuevo puesto, dada su reputación sobre las políticas brutales del departamento.

Fuentes cercanas al antiguo equipo de Nielsen en el Departamento de Seguridad Nacional le dijeron a The Atlantic que, aunque las personas que abandonan cargos de alto nivel en el gobierno suelen elegir entre puestos de trabajo del sector privado de alto poder, las cosas son más difíciles para la ex secretaria.

“Ella va a tener un verdadero desafío en las juntas,” dijo una operadora del Partido Republicano que estaba familiarizada con el equipo de Nielsen y sus pensamientos a raíz de su renuncia forzada.

Incluso antes de su despido, las personas cercanas a la ex secretaria de Seguridad Nacional sabían que su asociación con la política de inmigración de tolerancia cero del gobierno de Trump sería perjudicial.

“Las separaciones de familias la hacen completamente y totalmente indeseable,” dijo un ex funcionario. “Quiero decir, las grandes compañías enfrentarán protestas de los empleados o accionistas por la contratación de cualquier persona de alto perfil de Trump. Pero para alguien que supervisó esa debacle, sería una locura.”

El ex agente del Partido Republicano señaló que aunque los republicanos “casi siempre tienen más dificultades para conseguir puestos corporativos atractivos” después de dejar sus respectivas administraciones, el presidente Donald Trump “simplemente lo ha agravado hasta tal punto de locura.”

Un funcionario de la campaña actual de Trump agregó que Nielsen enfrenta otro obstáculo debido a su renuncia también – que ella tampoco es apoyada por el presidente.

“La percepción de deslealtad y falta de alineación con su director será más perjudicial,” dijo el oficial de campaña a The Atlantic.

Pon Tu Comentario Aquí

comments