Departamento de Estado cambia la clasificación de correos electrónicos antiguos para atacar a Clinton

Trump enfrenta un juicio político y está desesperado por una distracción. Afortunadamente, su Departamento de Estado acaba de darle una: reabrir la investigación sobre los correos electrónicos de Hillary Clinton.

No importa el hecho de que Clinton fue declarada inocente dos veces por el FBI en 2016.

El Departamento de Estado se está centrando actualmente en unos 130 funcionarios que enviaron un correo electrónico a Clinton durante su tiempo como secretaria de Estado. Esto incluye incluso aquellos en trabajos de bajo nivel cuyos correos electrónicos simplemente se enviaron a Clinton.

También se informa a los ex funcionarios y empleados que los correos electrónicos que enviaron se consideraron clasificados retroactivamente.

La investigación se inició en 2017 poco después de que Trump nombrara a su primer secretario de Estado, Rex Tillerson, pero luego pareció quedar en barbecho. Se revivió en agosto de este año cuando los ex empleados y funcionarios comenzaron a recibir cartas sobre correos electrónicos enviados hace años.

El actual secretario de Estado Mike Pompeo es muy susceptible a la investigación. Él estaba obsesionado con Benghazi como miembro de la Cámara de Representantes y persiguió agresivamente a Clinton por el tema.

Todo esto es parte de lo que tanto los funcionarios actuales como los anteriores llaman “una represión extraordinaria” por parte de una administración que “ha dejado la seguridad de su propia información vulnerable a la vigilancia extranjera.” El Departamento de Estado ha insistido en que este es un protocolo estándar y “nada que ver con quién está en la Casa Blanca.”

Esa afirmación es cuestionable en el mejor de los casos. El actual ocupante de la Casa Blanca viola habitualmente los protocolos de información clasificada. Él le dio información clasificada al embajador ruso un día después de despedir al ex jefe del FBI James Comey.

Y el escándalo de Ucrania que condujo a los actuales procedimientos de juicio político en su contra depende, en parte, de que los funcionarios de Trump almacenen incorrectamente material en un servidor clasificado para ocultar el contenido de las llamadas telefónicas de Trump con los líderes mundiales.

Trump no es el único en esta administración que tiene problemas con la información clasificada. Al menos siete funcionarios de la administración de Trump han usado sus cuentas de correo electrónico personales para comunicaciones oficiales. Cabe destacar que eso incluye tanto al yerno Jared Kushner como a su hija Ivanka.

Específicamente, se descubrió que Ivanka había enviado cientos de correos electrónicos sobre asuntos oficiales del gobierno desde y hacia su cuenta personal de correo electrónico. Y se descubrió que Kushner había usado aplicaciones como WhatsApp para llevar a cabo negocios oficiales, según los informes, incluida la conversación con líderes extranjeros como el príncipe heredero saudita Mohammed bin Salman.

Comments

comments