El poderoso congresista demócrata Elijah Cummings muere por enfermedad a los 68 años

El congresista de Maryland Elijah E. Cummings, hijo de un aparcero que se convirtió en el poderoso presidente de un comité de la Cámara de Representantes de los Estados Unidos que investigó a Donald Trump, murió el jueves por complicaciones de problemas de salud de larga data, según su oficina. Él tenía 68 años.

Cummings fue una persona que abogó apasionadamente por los pobres en su distrito. Como presidente del Comité de Supervisión y Reforma de la Cámara de Representantes, Cummings dirigió múltiples investigaciones sobre los tratos gubernamentales de Trump, incluidas las investigaciones en 2019 relacionadas con los miembros de la familia del presidente que sirven en la Casa Blanca.

Trump respondió criticando al distrito del demócrata como un “desastre infestado de roedores” donde “ningún ser humano querría vivir.”

Cummings respondió que los funcionarios del gobierno deben dejar de hacer “comentarios odiosos e incendiarios” que solo sirven para dividir y distraer a la nación de sus problemas reales, incluidos los tiroteos masivos y la supremacía blanca.

“Aquellos en los niveles más altos del gobierno deben dejar de invocar el miedo, usar un lenguaje racista y alentar un comportamiento censurable,” dijo Cummings en un discurso en el National Press Club.

La larga carrera de Cummings abarcó décadas en la política de Maryland. Cummings fue uno de los primeros partidarios de la candidatura presidencial de Barack Obama en 2008.

A lo largo de su carrera, Cummings utilizó su voz para resaltar las luchas y necesidades de los residentes del centro de la ciudad. Él creía firmemente en algunos enfoques muy debatidos para ayudar a los pobres y adictos, como los programas de intercambio de agujas como una forma de reducir la propagación del SIDA.

Una figura clave en la investigación de destitución de Trump, Cummings había esperado regresar al Congreso después de un procedimiento médico que dijo que solo lo mantendría alejado durante una semana. Su declaración luego no detalló el procedimiento. Anteriormente había sido tratado por problemas cardíacos y de rodilla.

Sus electores comenzaron a llorar poco después de su muerte a las 2:45 a.m. del jueves en el Hospital Johns Hopkins.

En una declaración, su viuda, Maya Rockeymoore Cummings, presidenta del Partido Demócrata de Maryland, dijo que “el congresista Cummings fue un hombre honorable que sirvió con orgullo a su distrito y a la nación con dignidad, integridad, compasión y humildad. Él trabajó hasta su último aliento porque él creía que nuestra democracia era la mejor y más alta expresión de nuestra humanidad colectiva y que la diversidad de nuestra nación era nuestra promesa, no nuestro problema.”

Comments

comments